Si Tiene alguna Pregunta, Consulte con su Mentor Shalom

domingo, 20 de junio de 2010

La Vaca Roja/parah adumah temimah

La Vaca Bermeja(roja) Me he dado cuenta que muchos de los que llegan a mi Blog es buscando información sobre este Misterio de la Torah, La vaca Roja, es tanto el deseo de Saber sobre los Acontecimientos proféticos, que este animal es protagonista del evento más esperado por los Judíos y adoradores del Di-s de Israel, algunos tienen una vaga idea, otros saben un poco y otros definitivamente solo buscan por curiosidad, pero que dice la torah acerca de esta Vaca y  Roja??? la torah dice que la vaca no debía de nacer con un solo pelo que no fuera rojo, de lo contrario no funcionaría para el propósito que Yahweh la hizo nacer, aqui les dejo información importante para todos aquellos que buscan y buscan una revelación acerca la Gran, Misteriosa y Extraordinaria Vaca Roja, estudiada en la Parash-á Jukat.

1וַיְדַבֵּ֣ר יְהוָ֔ה אֶל - מֹשֶׁ֥ה וְאֶֽל - אַהֲרֹ֖ן לֵאמֹֽר:
Y Yahweh habló á Moisés y á Aarón, diciendo:
vayidaber YHWH el-moshe veel-aharon lemor:
חֻקַּ֣ת הַתֹּורָ֔ה אֲשֶׁר - צִוָּ֥ה יְהוָ֖ה לֵאמֹ֑ר דַּבֵּ֣ר אֶל - בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֗ל וְיִקְח֣וּ אֵלֶיךָ֩ פָרָ֨ה אֲדֻמָּ֜ה תְּמִימָ֗ה אֲשֶׁ֤ר אֵֽין - בָּהּ֙ מ֔וּם אֲשֶׁ֛ לֹא - עָלָ֥ה עָלֶ֖יהָ עֹֽל:
Esta es la ordenanza de la ley que YWHW ha prescrito l, diciendo: Di á los hijos de Israel que te traigan una vaca bermeja, perfecta, en la cual no haya falta, sobre a cual no se haya puesto yugo:
zot hhukat hatora asher-tziva YHWH lemor daber el-bene yisrael veyik-hhu elekha parah adumah temimah asher en-ba mum asher lo-ala aleha ol:
וּנְתַתֶּ֣ם אֹתָ֔הּ אֶל - אֶלְעָזָ֖ר הַכֹּהֵ֑ן וְהֹוצִ֤יא אֹתָהּ֙ אֶל - מִח֣וּץ לַֽמַּחֲנֶ֔ה וְשָׁחַ֥ט אֹתָ֖הּ לְפָנָֽיו:
Y la daréis á Eleazar el sacerdote, y él la sacará fuera del campo, y harála degollar en su presencia.
untatem ota el-elazar hakohen vehotzi ota el-mihhutz lamahhane veshahhat ota lefanav:
La porción de la Torá de esta semana, Jukat, comienza con el mandamiento de la vaca roja. Cuando una vaca roja que reúne los intrincados criterios de la ley hebrea, es incinerada según las instrucciones de la Torá, y sus cenizas son mezcladas con agua fresca de manantial, la mezcla resultante purifica a una persona que estuvo en contacto con un muerto.
. De acuerdo con la ley hebrea, la muerte es considerada el "Padre de Padres" de la impureza, y una persona que estuvo en contacto con ella se vuelve impura. Espiritualmente, este contacto con la muerte significa que la persona quedó afectada por las leyes de la entropía, según las cuales el universo tiende a expandirse y a desordenarse. A cierto nivel, ha incorporado en su alma que no hay eternidad en la realidad, lo que conduce a una desesperación espiritual interior.
¿Cuál es el poder Divino de las cenizas de la vaca roja que nos cura de la desesperación de la muerte?
Para que estas cenizas sean adecuadas para purificar la impureza causada por la muerte, la Toráh nos cuenta que deben ser de una vaca completamente roja. El nacimiento de semejante animal es algo muy raro, por lo que Yah, en su Divina Providencia, se ocupa que nazca una en cada generación que lo necesite.
La primera vaca roja para uso ritual fue preparada por Moshe en el desierto. Durante el período del Templo de Jerusalem fueron preparadas ocho más. La décima será preparada por el Mashíaj Yahshúa. Uno de los signos del arribo inminente de Yahshúa ha Mashíaj es el nacimiento de un animal como este. Sus cenizas serán alistadas para la verdadera vida eterna y la resurrección de los muertos.

En el principio de esta porción de la Toráh, Yah le ordena a Moshe "…y el pueblo judío tomará para ti una vaca completamente roja". Explican nuestros sabios que todas las vacas rojas que se prepararon estaban relacionadas directamente con Moisés. Esta vaca es una paradoja: purifica al impuro e impurifica al puro. Es una aparente contradicción que no tiene una explicación inmediata. Sin embargo, esto nos habla de Yahshúa que tomó nuestro pecado y nuestra muerte de manera que quedó impuro por causa nuestra para que nosotros pudiéramos ser purificados por medio de él, como está escrito en 1 Pedro 1:2: “según el previo conocimiento de Elohim Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Yahshúa el Mesías y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas.”

En 2 Corintios 5:21 está escrito: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Elohim en él.” El rey Salomón, quien fue el más sabio de todos los hombres, llegó a comprender la razón espiritual profunda de todos los mandamientos, excepto la paradoja de la vaca roja. En Eclesiastés escribe sobre esto: "Pensé que era sabio, pero veo que la sabiduría está lejos de mi".
Moshe fue la única persona que sí la comprendió. Yah en un acto de gracia, le reveló este secreto exclusivamente a él, haciendo que esta ordenanza se relacione con Moisés más que con cualquier otra figura, por eso también es llamada la vaca de Moshe.
(La palabra hebrea para "vaca", paráh, también significa ser fructifero y multiplicarse. Más que cualquier otro animal, la vaca se relaciona con la procreación.)
La vaca roja es la potente esencia de vida que viene a purificar el contacto espiritual y físico con la muerte. Por eso se asocia con Eva (Javáh), quien fue la responsable de traer la muerte  al mundo.
El nombre que tenía que haber tenido Eva era Jaiah, que se escribe jet (letra que representa la pulsación de la vida), iud y hei. Jaiah significa "alma viviente" y representa la vida eterna. Luego del pecado, Adam la llamó Javáh, jet-vav-hei, que significa "madre de la vida mortal". (La vav en Eva alude a la serpiente, llamada jivia en arameo.)
El color rojo es el de la sangre y de la vida misma. La vaca completamente roja representa la vida y la procreación eternas y consumadas. La forma femenina de la palabra hebrea para "roja" utilizada en aquí es adumáh. Estas letras forman la palabra Adam más una hei al final que denota femineidad, el alma gemela femenina de Adam, Eva. Cuando meditamos acerca del rojo de esta vaca, nos conectamos con el alma de Eva antes del pecado original, cuando aún se llamaba Jaiah, En el futuro, cuando el mundo sea purificado del toque de la muerte, el nombre de Javáh será nuevamente Jaiah.
La imagen de la vaca roja es la de la vaca madre que viene a limpiar la suciedad que dejó el pecado y la impureza de su becerro dorado. A este respecto, la vaca roja es asociada con la maternidad, representada por las matriarcas, y en particular se relaciona con la más grande de ellas, Saráh.
Rashi explica que en la inauguración del Tabernáculo, los príncipes de cada tribu trajeron sacrificios de vacas, carneros y ovejas. Las vacas corresponden a Abraham, los carneros a Itzjak y las ovejas a Iacov. Por eso Saráh, la esposa de Abraham y alma gemela, también corresponde a la vaca y representa la rectificación del pecado del becerro de oro.
El pecado original de Adán y Eva es como el pecado colectivo del pueblo judío con el becerro de oro. Como tal, cuando rectifica el pecado del becerro, Saráh esta rectificando el modelo original de la madre de toda la humanidad, Eva.
La palabra hebrea para "consumado, perfecto" es temimah. Los patriarcas iban con sinceridad consumada, temimut “Temimut siempre implica "plenitud"”. (En el servicio a Di-s, representa el nivel de completa voluntad que uno tiene de cumplir Sus deseos. ). El valor numérico de esta palabra es 495, y el de Sarah es 505, juntos suman 1000, que es el número más perfecto y consumado, indica la plena unidad hacia el Padre que es el propósito del Mashiaj ben Yosef, Yahshúa dijo “que sean uno, como tu y yo somos uno”. Y en el madero antes de morir clamo a gran voz “CONSUMADO ES/ TEMIMAH”. De manera que el representa lo perfecto, la unidad y el poder de resurrección.
El propósito del pueblo hebreo es rectificar el pecado original, redimiendo de la muerte a toda la humanidad. Saráh nos enseña que para rectificar la muerte, primero debemos probarla. La propia Saráh fue la primera persona que experimentó la muerte, cuando se enteró que iban a sacrificar a Itzjak. Al rectificar a Eva, su propósito en la vida es purificar y rectificar la muerte y transformarla en vida eterna. En la epístola de los hebreos señala “…mas él consideraba dentro de sí mismo que Dios podría resucitarle después de muerto; de donde también le volvió á recibir por figura.”

Si el pueblo hebreo no hubiera pecado con el becerro del oro, hubiera merecido la vida eterna. El shaliaj shaulo decía “si Mashiaj Yahshúa no resucito, vana es nuestra predica”, solo a través de el, ese anhelo de la vida eterna se manifestará; cf Jn 3:16, revelación 21:3,4, Jn :17:03 revelación 2:10, santiago 1:22. Yahshúa solo vino a confirmar el plan del eterno a su pueblo y a la humanidad dice el texto "Vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida, mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación" (Jn.5:28-29). Yahshúa dijo bien claro que los muertos vivirán, ¡en tiempo futuro! "Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque esté muerto, VIVIRÁ" (Jn.11:25), si los muertos ya estuvieran vivos en un "más allá", entonces Yahshúa NUNCA habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo como esto: "el que cree en mi, aunque esté muerto, no está muerto de verdad, sino que sigue vivo en el más allá". Por lo tanto, los "creyentes" que enseñan la doctrina de la inmortalidad del alma, es decir, la enseñanza de que el alma sobrevive a la muerte, No es una correcta enseñanza.“Este es el estatuto de la Torá que Yahweh ha ordenado, diciendo: "Di a los hijos de Israel que te traigan una novilla roja sin defecto, que no tenga manchas y sobre la cual nunca se haya puesto yugo.” – Este versículo dice que el mandamiento de la vaca roja es el juk, o la juká, más importante de la Torá. Como hemos dijo antes, los mandamientos de carácter juk son los que no tienen una explicación lógica o clara en la Torá.
Los mandamientos que tienen en nombre de juk o juká, están conectados de una manera especial con el Mesías. Como aquí tenemos la juká por excelencia, hay una conexión muy íntima en todo este rito con el Mesías.
Esta novilla tiene que nacer con un color diferente a las otras vacas. No puede tener dos pelos que no sean rojos. Cuando hay necesidad de un animal de este tipo, Yahweh hace que nazca. La novilla tenía que tener al menos tres años de edad y no podía haber estado bajo un yugo. Los tres años hacen alusión a los 30 años de la edad que el Mesías tenía que tener cuando fue hecho un sacrifico para limpiar al pueblo. En el tiempo del segundo templo fue comprada por los fondos recogidos en la recolecta anual del medio shekel de cada judío.
Con las cenizas de esas vacas se prepararon las aguas de purificación, que fueron guardadas en las casas de los sacerdotes por todo el territorio de Israel, para que los que habían estado en contacto con algún muerto pudieran purificarse durante siete días, conforme al mandamiento. Hacía falta muy poca ceniza para mucha agua. Así que, las cenizas del sacrificio de una vaca duraban muchos años. Según la Mishná y el Midrash, en total se han sacrificado nueve vacas rojas en la historia de Israel. Las cenizas de la primera vaca duraban hasta el tiempo de Ezrá. Durante su tiempo se preparaba una segunda vaca. Durante el tiempo de Shimón Hatsadik fueron quemadas dos más, y otras dos fueron preparadas en el tiempo del sumo sacerdote Jojanán. Después de él hasta la destrucción del segundo templo fueron quemadas tres vacas, en total fueron nueve. Es posible que la décima sea en relación con la venida de Mashiaj.
Roe Efrayim Ben Yisrael
Biná Yehudith Shavua Tov!! Cuento de la Roja da click aquíVaca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.